Big Brother ‘legalizado’ en EU: RT entrevista a Mumia Abu-Jamal

10-04-2012 http://rt.com/news/mumia-abu-jamal-interview-657/

Desde su celda en la prisión Mahanoy en el estado de Pensilvania,  Mumia Abu-Jamal habla con  Anastasia Churkina del canal de televisión RT (Russia Today).

RT (intro): Activista y periodista revolucionario,  premiado ciudadano honorario en más de 20 ciudades con una calle nombrada en su honor en Francia, su caso es uno de los más debatidos en la historia jurídica moderna. Acusado de asesinar a un policía en los años ’80, Mumia Abu-Jamal pasó casi tres décadas en el corredor de la muerte. En [diciembre], salió del corredor y ahora está purgando una sentencia de cadena perpetua sin reunir los requisitos para ganar la libertad condicional. Por primera vez desde su traslado, concede una entrevista exclusiva a RT desde prisión.

RT: Muchísimas gracias por hablar con nosotros hoy. Para empezar, quisiera preguntarle que si usted no estuviera tras las rejas y pudiera estar en otro lugar en el mundo, ¿en dónde estaría y qué estaría haciendo?

Mumia Abu-Jamal: Desde mi juventud he sido muy internacionalista, es decir, presto atención a lo que pasa en otras partes del mundo y pienso en la vida de la gente en diferentes países. Naturalmente, como africano-americano, me encantaría pasar tiempo en diferentes partes de África. También tengo muchos amigos, amigas y seres queridos en Francia. Me gustaría llevar a mi familia, mi esposa, mis hijas y mis hijos a conocer nuestra calle en París.

RT: Al estar tras las rejas, parece que usted observa  con más atención los importantes sucesos en el mundo que la mayoría de personas que pueden andar libremente por las calles. Durante los últimos 30 años, ¿en cuál evento le hubiera gustado participar?

MAJ: Más que nada, creo que me hubiera gustado formar parte del movimiento anti-apartheid en Sudáfrica. Además de ser un movimiento plenamente sudafricano, también fue un punto de contacto global con respecto al conflicto entre la supremacía blanca vs la libertad y dignidad del pueblo africano. Por eso, es lógico que Sudáfrica hubiera sido mi primera elección.  Pero donde haya gente luchando por su libertad, me despierta las ganas, me llama la atención y me apasiona esa lucha.

RT: A final de este mes usted cumplirá 58 años, y esto significa que habrá pasado más de la mitad de su vida tras las rejas. Es algo que la mayoría de la gente ni siquiera puede empezar a imaginar. ¿Cómo se siente eso? y ¿de qué manera le ha cambiado?

MAJ: De hecho he pasado la gran parte de mi vida en el corredor de la muerte. Y no hay manera de que esto no tenga un profundo efecto en la consciencia de uno y en su manera de ver e interactuar con el mundo. Me gusta decirme que en realidad yo pasé mucho de ese tiempo al otro lado de las rejas, en otros países y otras partes del mundo, porque es lo que hice mentalmente. Pero lo mental sólo puede llevarle a uno hasta cierto punto. El hecho es que pasé la mayoría de mi vida en el corredor de la muerte. Por eso, de muchas maneras, hasta la fecha, sigo viviendo en el corredor de la muerte en mi propia mente si no en la realidad.

RT: Para muchas personas, su historia se ha vuelto un símbolo de un sistema de justicia fallido. En su obra usted ha descrito este sistema como “una guerra contra los pobres” y “un esfuerzo para deshacerse de los sin dinero y techo”. Considerando que su vida ha sido tan afectada por este sistema, ¿a usted personalmente le queda alguna fe en ello?

MAJ: Me acuerdo que cuando yo era un adolescente en el partido Panteras Negras, fui a Manhattan para protestar contra el encarcelamiento político de Ángela Y. Davis y las amenazas que ella enfrentaba. Yo, como muchos otros Panteras, leí sus escritos. Cuando Davis denunció el sistema carcelario, estaba hablando de tal vez 250,000 o 300,000 personas encarceladas en Estados Unidos no sólo como un problema para resolver, sino como una crisis, una situación que rayaba en el fascismo. Si nos adelantamos 30 o 40 años hasta la actualidad, hay más de 300,000 presos sólo en California, que es solo uno de los cincuenta estados. La población carcelaria de California, y no me refiero a Estados Unidos, sólo California, supera la de Francia, Bélgica,  juntos con tal vez 4 o 5 otros países.

En aquel entonces no pudimos percibir lo que este sistema llegaría a ser. Cuando uno realmente se fija en lo que está pasando hoy, es monstruoso. Estamos hablando de millones de personas encerradas en el complejo industrial carcelario: hombres, mujeres, niñas y niños. Y este nivel de encarcelamiento masivo, realmente de represión masiva, tiene que hacer un inmenso impacto sobre las comunidades, no sólo a nivel familiar, sino a nivel de la consciencia comunal y social y de la inculcación de miedo en generaciones enteras. Entonces, ha llegado a un nivel y a una profundad que muchos de nosotros aún no captamos plenamente.

RT: Usted habla de tantas importantes cuestiones sociales y económicas en sus escritos. ¿Tiene un sueño hoy en día? Si pudiera cambiar un aspecto de la situación, ¿cuál sería? ¿Qué es lo que le gustaría ver en Estados Unidos?

MAJ: Nunca hay una sola cosa. Claro es una buena pregunta que voy a contestar, pero debido al sistema de interconexión, y dado que una parte del sistema afecta a otra parte, y que según Antonio Gramsci, la hegemonía del sistema ideológico afecta a todas las otras partes del sistema, no se puede cambiar una sola cosa que, a su vez, afectará a todo lo demás. Ésta es una de las lecciones de los años ’60, porque el movimiento de derechos civiles habló de la integración racial y de cambiar las escuelas. Pero en realidad, la mayoría de los jóvenes pobres y de clase obrera en las escuelas hoy en día pasan sus horas y sus días en un sistema tan profundamente segregado como él de sus abuelos, aunque no está segregado por raza, sino por raza y clase –formalmente por clase, la cual repercute en raza. El gran Jonathan Kozol, quien ha investigado la educación en Estados Unidos durante 40 años,  ha escrito en un libro reciente que el sistema de educación en Estados Unidos es un sistema del apartheid.

Yo sé de mi experiencia personal, de hablar con mi esposa y mis hijas e hijos que las escuelas a las que asisten mis nietas y nietos son peores que las escuelas donde yo estudié de niño y adolescente. Esto es una condena a todo el sistema. Por haberse  concentrado en una sola cosa o un aspecto del problema anteriormente, la situación se ha vuelto cada vez peor. A pesar de  muchas declaraciones retóricas sobre la educación, las escuelas estadounidenses son una tragedia. Pero creo que será mejor que exprese esto con términos más fuertes. Las escuelas en muchas de las comunidades negras y latinas no son una tragedia, sino un crimen.

RT: Usted fue vigilado por el FBI a la edad de catorce. Ahora cuando es más fácil que nunca vigilar, detener y encerrar a la gente bajo leyes como la nueva Acta de Autorización de Defensa Nacional (NDAA), ¿usted cree que el Big Brother se ha dejado ver oficialmente en el país?

MAJ: Al mirar atrás a la era de COINTELPRI, es evidente que el FBI, sus líderes y sus agentes, sabían que todo lo que hacían fue ilegal. Por eso los agentes fueron capacitados para entrar a escondidas a cualquier lugar y realizar lo que ellos llamaron “trabajitos de bolsa negra” y ese tipo de cosas. Estaban capacitados para cometer crímenes. Pero también les decían:  “más te vale hacerlo y no permitir que te atrapen, porque si te atrapan vas a la cárcel y nosotros no te conocemos; estás solo”.  Lo que ha cambiado en los últimos veinte o treinta años es que no sólo la NDAA, sino también la llamada Ley Patriota, han legalizado todo lo que fue ilegal desde los años ‘50 hasta los ‘70.  Legalizaron las mismas cosas que los agentes y administradores del FBI sabían eran actos criminales en aquel entonces. Esto significa que pueden inspeccionar tu correo, pueden leer tus correos electrónicos, pueden intervenir tu teléfono y todo eso, pero lo hacen a nombre de la seguridad nacional. Lo que estamos viviendo ahora es un estado de seguridad nacional donde el Big Brother está legalizado y racionalizado.

RT: Usted ha descrito a los políticos como prostitutos trajeados (ofreciendo sus disculpas a las trabajadoras sexuales). Ahora es temporada de elecciones en Estados Unidos.  ¿En quién confía la gente? ¿Para quién votaría usted?

MAJ: Para nadie. No he visto a nadie para quién yo podría votar con la consciencia tranquila porque la mayoría de los candidatos son de los dos partidos políticos principales y todo lo que escucho es pura locura. Llaman a regresar a los buenos viejos tiempos de los años ’50 o a perpetuar el imperio estadounidense, el imperialismo.  ¡Dios mío! ¿Para que podemos votar? ¿Cuántas personas conscientemente salen a votar para el imperialismo, para más guerra, o para que un hijo, hija, padre o madre se inscriba en las fuerzas armadas y se vuelva asesino en masa, bombardero o víctima?

RT: Parece que usted ha respaldado el movimiento de Ocupar Wall Street que ha surgido en EU este año. ¿Este es el tipo de levantamientos que podría cambiar a Estados Unidos y ser bueno para el país?

MAJ: Creo que es el principio de este tipo de levantamiento, porque tiene que ser más profundo, más amplio. Tiene que abordar los asuntos que afectan las vidas de la gente pobre y de clase obrera…Es un buen principio, nada más espero que fuera más amplio y más furioso.

RT: Usted es la voz de los sin voz. ¿Cuál es su mensaje ahora a las personas que le apoyan, a las que le escuchan?

MAJ: Para citar a Kwame Touré, organícense, organícense, organícense. Los quiero mucho. Gracias por luchar por mí. Luchemos juntos para que seamos libres.

Traducción al español: Amig@s de Mumia de México

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s