De presidentes y pretorianos

por Mumia Abu-Jamal

Mientras la nación se arrastra hacia la elección presidencial con más pavor que esperanza, los votantes se fijan más en la personalidad de un candidato que en su programa.

Votan por la imagen confeccionada en una campaña promocional financiada con miles de millones de dólares, pero  también votan por un emperador provisional de una inmensa máquina militar. 

Nos enseñan que este político es la figura más poderosa del sistema y que, durante un periodo de tiempo, él (o ella) gobierna el país. Pero tras reflexionar más, encontramos que ésta es sólo otra imagen, una ilusión de poder, como un tanque lleno de algodón de azúcar.

L. Fletcher Prouty, un coronel retirado de la Fuerza Aérea y ex jefe de operaciones especiales del Estado Mayor Conjunto,  escribió una fascinante historia de la presidencia de Kennedy  y del grado espeluznante a que los comandantes de las agencias militares y de espionaje ignoraron o minaron sus órdenes.

En su libro JFK: La CIA, Vietnam y el complot para asesinar a John F. Kennedy, publicado en 1992 y de nuevo en 2011, Prouty centra su análisis en el Memorando de Acción No. 263 sobre Seguridad Nacional enviado por Kennedy el 11 de octubre de 1963, un documento que ha sido oculto, distorsionado y tergiversado durante décadas.  El coronel plantea que el NSAM No. 263 fue un mandato ejecutivo que ordenó la evacuación de 1,000 tropas estadounidenses de Vietnam para Navidad de 1963, y de todas las fuerzas estadounidenses para 1965.

Según Prouty, Kennedy estaba empeñado en terminar con la acción militar estadounidense en Vietnam –algo que le convirtió en enemigo para  las fuerzas que su predecesor el Presidente Dwight Eisenhower había nombrado “el complejo industrial militar”.

En el Imperio Romano, el emperador era la personificación del Estado, y su poder radiaba a lo ancho y largo de sus dominios. Pero el pequeño secreto sucio fue que el emperador gobernaba al antojo del guardia del palacio, del Guardia Pretoriano que, en un abrir y cerrar de ojos, terminaba con reinos e imponía suplentes para ocupar el trono de Roma, quienes a menudo eran militares. Esto fue especialmente cierto en los últimos días del Imperio cuando todo se desmoronó.

Kennedy amenazó con romper a la CIA “en mil pedazos” (154).  No vivió para cumplir esa amenaza.

Éste, por lo menos, es el punto de vista de Prouty, uno que merece ser considerado dado que él ocupó posiciones de alto nivel dentro del gobierno y de las fuerzas armadas. El ex coronel pintó un cuadro, no sólo de un asesinato, sino de un golpe de palacio.

Roma Tardía en el Río Potomac.

Desde la nación encarcelada, soy  Mumia Abu-Jamal.

[Fuente: Prouty, L. Fletcher, JFK: The CIA, Vietnam, and the Plot to Assassinate John F. Kennedy (New York: Skyhorse Pub., Inc.: 2011).  377pp.]

–© ‘12 maj

29 de julio de  2012

Audio grabado por Noelle Hanrahan: www.prisonradio.org

Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com

Traducción Amig@s de Mumia, México

 

Anuncios

3 pensamientos en “De presidentes y pretorianos

  1. Pingback: De presidentes y pretorianos [ensayo de Mumia Abu-Jamal] | Radio Zapote-102.1FM

  2. Pingback: De presidentes y pretorianos « El nuevo topo

  3. Pingback: De presidentes y pretorianos « Zapateando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s