¿Qué le importa Palestina a Estados Unidos?

palestiniana-protest- police-shooting-kafr-kanna-20141108 +por Mumia Abu-Jamal

Tal vez les sorprenda esto porque parece ilógico, pero Estados Unidos no odia a Palestina.

La potencia imperial arma y financia a su némesis, Israel. Sí.

Siempre vota con Israel en la ONU, aun en contra de la mayoría de las naciones del mundo. Sí.

Permitió, en silencio y de modo clandestino, que Israel se convirtiera en una potencia nuclear. Sí.

Todo esto es cierto. Pero Estados Unidos no odia a Palestina. La verdad es mucho peor, porque el menosprecio es peor que el odio.

Palestina, su pueblo, su historia, su cultura, su arte, su poesía, su misma tierra, son ninguneados por el imperio estadounidense como meras pequeñeces, no muy diferente a la manera en que el viejo imperio británico, con fría tranquilidad imperial, se negó a reconocer las tierras, las esperanzas y los sueños de los Palestinos.

El imperio siempre es un ejercicio en violencia global, porque dominar es la máxima violación, la verdadera raíz de la violencia.

El poder imperial viola al alma humana, que siempre anhela libertad.

Palestina fue relegada a la miseria de un laberinto de guetos en el Medio Oriente por un solo motivo: permitir el establecimiento de un enclave colonial desde la cual Inglaterra (y después Estados Unidos) pudieran ejercer su poder en la región la cual tenía el trofeo más grande en la historia mundial: el petróleo.

¿Cuál era ese enclave?  La fortaleza llamada Israel.

El petróleo encendió los faroles de Londres, y suministró a las fábricas de Estados Unidos, llevando el país a su Edad Industrial.

Hacía falta un centinela para proteger ese precioso recurso.

Hacía falta un perro guardián en el vecindario.

Allí irrumpió la Fortaleza Israel.

Palestina es un elemento secundario para el imperio estadounidense y para sus apologistas imperiales. A este imperio le tiene sin cuidado el dolor de Palestina, su sufrimiento, su brutal humillación.

Sin embargo, a millones de personas en Europa, África, Asia y las Américas, el injusto y cruel tratamiento de los palestinos a mano de los sionistas nos llega al corazón.

De su épico despojo brotan los frutos de la solidaridad que unen a los seres humanos, los seres oprimidos.

Así que mientras crecen las crueldades del imperialismo, dando lugar a la rabia y la repugnancia, las fuerzas solidarias también crecen, incorporando a la mayoría de la gente en la faz de la Tierra.

Desde la nación encarcelada, soy Mumia Abu-Jamal.

 –©’14maj

28 de octubre de 2014

Audio grabado por Noelle Hanrahan: www.prisonradio.org

Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com

Traducción Amig@s de Mumia, México

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s