Se nos va un príncipe

prince-1por Mumia Abu-Jamal

Era estrella de tantas maneras que la palabra “estrella” parece demasiada pequeña.  Era cantante, guitarrista, director de banda, compositor ––y, pues, genio.

Prince Rogers Nelson era conocido y adorado por millones que lo conocían por un solo nombre: Prince.  

Era una superestrella.

Y era un misterio ––tanto un destacado artista de la música como un hombre celoso de la privacidad. En el filme ya clásico Purple Rain, la vida de Prince se filtra en fragmentos biográficos.

En su hito “1999” que salió en 1982, la letra parece casi mística:

Estaba soñando cuando escribí esto
Perdóname si se extravía
Pero cuando me desperté esta mañana
Pude haber jurado que era  el Día de Juicio. 

A su manera, usaba su voz para  incursionar en el ajetreo de la vida y sacar joyas ––como sus comentarios sobre los incendios en Baltimore y la muerte trágica de Freddie Gray a manos de la policía.

Él entró en el mundo de la música como un cartucho de dinamita sexual.  Con los años, parecía que surgió su lado espiritual.

A través de todo, el genio del hombre brilló.

Nació Prince, sí es cierto; pero al cumplir 57 años de juventud, se volvió un príncipe ––un príncipe del corazón.

Desde la nación encarcelada soy Mumia Abu-Jamal.

—-©’16maj

21 de abril de 2016

Audio grabado por Noelle Hanrahan: www.prisonradio.org

Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com

Traducción Amig@s de Mumia, México

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s