Johanna Fernández entrevistada en Black Agenda Radio

Mumia + Johanna Fernández

Buenas tardes compañerxs,

Comparto este enlace a una entrevista con la Dra. Johanna Fernández por Margaret Kimberly de Black Agenda Radio el 6 de enero de 2023. https://www.blackagendareport.com/black-agenda-radio-january-6-2023

Al empezar la entrevista, Johanna Fernández reporta que cientos de personas asistieron al funeral y ceremonias conmemorativas para honrar la recién fallecida Wadiya Jamal, esposa durante más de 41 años de nuestro hermano Mumia Abu-Jamal.  Pam Africa había encontrado el cuerpo de Wadiya en su casa e informado a sus familiares y amistades de la tragedia. Dice Johanna que ella ha platicado con Mumia y que se siente absolutamente devastado.

Al responder a preguntas sobre los resultados de la segunda audiencia de Mumia en el tribunal de la ciudad de Filadelfia el pasado 16 de diciembre, dice la Dra. Fernandez que la Jueza Lucrecia Clemons, quien había dictaminado en contra de Mumia el 26 de octubre, ahora dice que ella necesita 60 o 90 días para revisar todo el material del caso.

El equipo jurídico de Mumia solicita una audiencia de pruebas para explorar toda la evidencia disponible con la esperanza de que esto resultará en su libertad. Su defensa se basa en la aplicación de dos históricos casos decididos por la Suprema Corte de Estados Unidos: Batson, que tiene que ver con discriminación racial en la selección del jurado,  y Brady, la ocultación de evidencia potencialmente exculpatoria para el acusado; se basa también en la parcialidad judicial y racismo del juez  Albert Sabo y la manipulación de pruebas y testigos por la policía para obtener la condena de Mumia.

Con respecto a la violación del precedente establecido en el caso Batson, el Sub-Fiscal Joseph McGill anotó en un pedazo de papel la raza de candidatos para el jurado, especialmente los candidatos negros, en el juicio de Mumia de 1982. Durante la audiencia del 16 de diciembre, la jueza les preguntó a los abogados de Mumia si esta práctica realmente era significante, destacando que los tribunales rastrean y guardan todos los datos en los casos de los acusados que ahí se enjuician. El equipo de Mumia respondió que durante el juicio original de Mumia, él mismo quiso saber el porcentaje de los candidatos blancos y negros, quienes fueron excluidos, y quienes aceptados para ser integrantes del jurado. El Sub-Fiscal respondió  que esto era insignificante mientras seguía rastreando la raza de los candidatos en privado. Un trabajador negro fue eliminado, mientras un desempleado hombre blanco fue aceptado como integrante del jurado.

Johanna Fernández comenta que en la mayoría de los casos, la norma es baja en casos tipo Batson. Es decir, si parece que hubo discriminación racial en la selección del jurado, es común que alivio se conceda al acusado. Un dictamen favorable de Batson podría resultar en la libertad inmediata de Mumia o en un nuevo juicio.

Con respecto a la violación del precedente establecido en el caso Brady, una significante parte de la evidencia ocultada de la defensa trata del soborno de testigos claves en contra de Mumia, en especial el taxista Robert Chobert.  Fotografías tomadas por Pedro Polakoff muestran claramente que su taxi no estaba estacionado detrás del vehículo del policía Daniel Faulkner desde donde Chobert juró falsamente que él vio a Mumia disparar y asesinar al policía. Además, a principios del 2019, se encontró en una caja en un abandonado almacén en la Fiscalía de Filadelfia, una nota escrita a mano en la cual Chobert le pregunta al McGill: “¿Dónde está mi dinero? He estado intentando encontrarte. ¿Cuándo voy a recibir mi dinero?”

La licenciada Fernández reporta que en la audiencia del 16 de diciembre el Fiscal dijo que es común rembolsar a un testigo sus gastos de desplazamiento y tiempo perdido de trabajo. Sin embargo, dice la profesora, Robert Chobert se mantenía en un hotel con todos los gastos pagados. Cada noche él fue transportado al lugar de su trabajo por la policía. No hubo tiempo perdido de trabajo o dinero pagado a la policía. Entonces queda claro que su nota se refiere al soborno que recibió.

En la entrevista, Margaret Kimberly también pregunta sobre un escrito de amicus curiae del Grupo de Trabajo de la ONU de Expertos sobre los Afro-descendientes. Gracias al trabajo de Julia Wright, dice Johanna Fernández, este documento podría ser un importante factor a favor de Mumia Abu-Jamal. Entre otras cosas, el escrito se refiere a la monstruosa declaración del Juez Albert Sabo, escuchada por la estenógrafa Terri Maurer Carter: “Yo les voy a ayudar a freír ese negro” (usando ‘la palabra n’, comenta Fernández). El escrito de amicus curiae también destaca, entre otras cosas,  que en la ciudad de Filadelfia donde 40% de la población era Negra, solamente hubo 2 integrantes negros del jurado en el juicio de Mumia Abu-Jamal. En total, concluye la licenciada, las violaciones de  Batson y Brady sumadas al prejuicio jurídico y racial del juez, y la alteración de evidencia por la policía para obtener una condena de muerte,  se notan en caso tras caso como pilares del  híper encarcelamiento de la gente negra y latina en Estados Unidos.

La Jueza Lucrecia Clemons, irónicamente, ha escrito sobre el racismo del Ku Klux Klan en contra de su propia familia en el Sur de Estados Unidos y de su compromiso con los derechos humanos para rectificar el racismo omnipresente en la sociedad. Hasta la fecha, dice Johanna Fernández, la jueza parece estar ciega a los ecos de ese pasado en el caso de Mumia. Es probable que ahora ella siente intensa presión por parte de la policía organizada para dictaminar en contra de Mumia. Pide que todos los y las simpatizantes de Mumia le escriban cartas cordiales enfatizando sus razones principales para dictaminar a su favor. Las cartas se pueden envía a  lovenotphear@gmail.com

Foto: Joe Piette

Resumen y traducción al español de Amig@s de Mumia en México

Mensaje de Johanna Fernández

Nos da gusto compartir este mensaje enviado desde NYC por la profesora Johanna Fernández, una voz poderosa del movimiento internacional por la libertad de Mumia Abu-Jamal:

 

 

Saludos Camaradas, Gracias por esta muy importante solidaridad. Gracias a los organizadores de este evento y a Caro y los otros compañer@s por su liderazgo en México todos estos años.

 

El llamado es que se haga justicia y que liberen a Russell Maroon Shoatz, a Mumia Abu-Jamal y todos los otros prisioneros políticos. También a todos los prisioneros sobre los 50 años de edad y aquellos con condiciones médicas. Para estas personas una infección del COVID puede ser mortal. 

 

Comencemos con el estado de Nueva York. 

 

Hay 10,239 personas mayores de 50 años encarceladas en el estado de Nueva York. El número de personas mayores es aún más alto en Pennsylvania. Dada la rápida propagación del coronavirus, el encarcelamiento se ha convertido en una trampa mortal y muchas de estas personas morirán. 

 

Aquí en Estados Unidos tenemos una emergencia de salud pública creada por la política de encarcelamiento masivo y la incapacidad del Gobierno para proteger a los presos. Los abolicionistas de las prisiones y la organización Release Aging People in Prison ahora se unen incluso a la Junta Correccional del Estado de Nueva York en el llamado para una descarceración masiva. 

 

El estado norteamericano está al tanto de la gravedad de la situación. No obstante, los gobernadores de los estados del país que tienen el poder de hacerlo se niegan a descarcelar. 

 

Un documento oficial llamado «Plan de Pandemia del Departamento de Correcciones de la Ciudad de Nueva York» con fecha del 5 de marzo dice lo siguiente: “La Oficina del Médico Forense (OCME) coordinará la distribución de camiones y equipos de congelación a través de la Oficina de Manejo de Emergencias. Cuando los remolques se utilizan correctamente, cada remolque tiene capacidad para 44 cuerpos. OCME recomienda que cada agencia mantenga un suministro de bolsas para cadáveres, etiquetas para los dedos de los pies, un sistema de rastreo y espacio de refrigeración para mantener los cadáveres durante un período de 24 horas … «

 

Es una situación macabre y totalmente descabellada. 

 

Muchos activistas están enfocados en presionar a los gobernadores de Nueva York, California, Pennsylvania, y Texas —cuáles tienes el número más alto de prisióneros del país.

 

En la prisión de Mumia hay ahora aproximadamente 100 presos que recientemente dieron positivo con el COVID-19. Dado que las cárceles se cerraron a los visitantes hace mucho, sabemos que los guardias de la prisión han infectado a los presos, 40 de los cuales también dieron positivo en la prisión de Mumia. Probablemente habrán oído hablar del caso de Russell Maroon Shoatz. Russell tiene cáncer en etapa cuatro y acaba de dar positivo por COVID-19. Tiene 77 años y el departamento penitenciario de Pensilvania se niega a concederle libertad, a pesar de que lleva casi 50 años en prisión. 

 

El sistema de encarcelamiento en los Estados Unidos es depredador, castiga a los pobres y a las personas de color de manera desproporcionada. Estados Unidos es una de las sociedades más estratificadas por clases del mundo. Una sociedad así debe fortalecer sus herramientas de represión y el sistema penitenciario cumple esa función. A medida que el país se dividió más por clases durante las décadas de los ochenta y los noventa, el gobierno y los medios de comunicación utilizaron el miedo a la delincuencia y el chivo expiatorio de los inmigrantes de México y otras partes de América Latina para distraer la atención de los problemas sociales y económicos reales en la sociedad estadounidense. 

 

En medio de una crisis de desindustrialización a nivel nacional, el estado encarceló a aquellas personas que el sistema no pudo acomodar económicamente. Y hoy en día, el sistema penitenciario de los Estados Unidos es el tercer empleador más grande del país, solo superado por Walmart y una corporación de empleo llamada Man Power, inc. 

 

Y por esto es que existe esa estadística macabre que probablemente ya conocen — que Estados Unidos tiene el 4 por ciento de la población mundial pero el 25 por ciento de los prisioneros del mundo. 

 

Vivimos en una sociedad deshumana, imperial, capitalista y de supremacía blanca. Y luchamos aquí y en el mundo entero por una sociedad digna de esa palabra.

 

Los dejó con está cita del escritor Fyodor Dostoevsky «El grado de civilización en una sociedad se puede juzgar entrando en sus prisiones.»

 

FOTO: SF Bay View