Un diálogo sobre la supremacía blanca con Roxanne Dunbar Ortiz*

English and Indians Meeting at Jamestown in 1607

“El capitán John Smith fue un mercenario,” dice Roxanne Dunbar Ortiz al iniciar su conversación sobre la supremacía blanca con Johanna Fernández en un programa de Inside the Activist Studio el 9 de enero de 2018.

¿En serio? ¿El valiente explorador protegido por Pocahontas y recordado cada año en el Día de Acción de Gracias en Estados Unidos?  ¿El líder, según Walt Disney y otros admiradores suyos,  que buscó amistad entre la tribu algonquina del jefe Powhatan y los sufridos colonos ingleses?

Pues sí, él mismo, pero no fue así, dice la autora de Cargada: Una historia desarmante de la Segunda Enmienda. Smith había peleado contra los musulmanes en Turquía durante varios años en beneficio del imperio británico. Al llegar a lo que sería Jamestown, Virginia, en 1607, ayudó a los colonos a conquistar a los residentes de los bosques, granjas y áreas de pesca. No lograron esclavizarlos, pero  tomaron sus tierras y todo lo que tenían a pesar de su resistencia. La colonización del estado de Virginia siempre se logró con un contingente militar.

Cuando los extraordinariamente ricos hacendados de Barbados llegaron a la parte de Virginia que se convirtió en Carolina del Sur, los blancos eran superados en número por los Africanos esclavizados. La mayoría de los indígenas habían sido sometidos a la limpieza étnica. Los hacendados llevaron con ellos a sus patrullas para controlar y atrapar a esclavos. Estas se aumentaron a finales del siglo XVII con el cultivo de algodón. En otras partes de Virginia, las patrullas eran participantes en las milicias. Dice Dunbar Ortiz que el panfleto de Mumia Abu-Jamal** sobre los orígenes de la policía fue su inspiración para que ella agregara a su libro un capítulo sobre las patrullas.

La historiadora relata que en la colonia de Virginia, fue ilegal que un colono blanco saliera de su casa sin arma, asistiera a una iglesia sin arma, o descuidara de tener su arma engrasada y lista para disparar. Hubo recompensas para atrapar a un esclavo o tomar el cuero cabelludo de uno.

La Segunda Enmienda a la Constitución de Estados Unidos sobre el derecho de poseer y portar armas se basa en el mandato a mantener activas las patrullas y las milicias y la obligación de cada colono blanco de participar en ellas.

Debido a esta enmienda, 80% de los dueños de armas hoy en día son blancos, 65 % de los cuales son hombres, lo que significa que un buen número de mujeres blancas también tienen armas.

¿Por qué tienen tantas armas? pregunta Dunbar. ¿Por qué tienen tanto miedo? Nunca ha habido una invasión de Estados Unidos, excepto por la de Pancho Villa durante la Revolución Méxicana. [Aplausos y risas]

Explica Dunbar Ortiz que la Revolución Americana se dio para seguir con la esclavitud después de que los ingleses habían prohibido el comercio transatlántico de esclavos. Ellos habían declarado que la esclavitud sería limitada a las tierras al este de los Montes Apalaches, mientras todo al oeste de las montañas sería “Indian country” (tierra de indios). La famosa Ley del Timbre (Stamp Act) autorizó el pago a los militares para contener  a los colonos que pretendieron cruzar la línea.  Ellos querían colonizar territorios indígenas para tener su propio imperio.

George Washington era especulador de propiedad inmobiliaria, topógrafo y líder de la milicia que vendió tierras de los indígenas que vivían en el territorio de Ohio. Dunbar Ortiz comenta que ahora se cierra el círculo con la presidencia de otro especulador de propiedad inmobiliaria: Trump.

Johanna Fernández pidió que la autora comentara sobre el siguiente pasaje clave en su libro:

La potencia capitalista y militarista que Estados Unidos era en 1840 se derivó de la propiedad inmobiliaria, la cual incluía Africanos esclavizados igual que tierras incautadas.

En efecto, dice Dunbar, “El estado capitalista e imperio estadounidense fueron construidos con tierras y esclavos como capital”.

Afirma que hay cada vez más historiadores que ahora opinan que para 1840, Estados Unidos tenía la economía más rica del mundo.  Ésta estuvo totalmente basada en el reino de algodón en tierras adquiridas por la limpieza étnica de los Choctaw, Cherokee, Muskogee, Creek y otros pueblos indígenas.

El excepcionalismo estadounidenses es una forma del capitalismo en la cual la acumulación de capital viene de la venta de tierras, de la propiedad inmobiliaria, dice la autora.  ¡Y esta propiedad inmobiliaria incluyó los cuerpos africanos!

Una de las primeras industrias exitosas en Estados Unidos fue la industria de armamento. Ahora EUA es el exportador de armas más grande del mundo, y no hay otra cosa producida dentro del país. Entonces cuando Trump promete más empleos, esto significa que habrá más armas en venta en Estados Unidos, concluye Dunbar Ortiz.

Ver entrevista: https://www.facebook.com/cbmhome/videos/10155348808139205/

*Desgraciadamente Ramona África, también invitada a participar en el diálogo, no pudo asistir debido a la hospitalización de su compañero de vida. Se proyectaron unos clips de una entrevista anterior con ella.

**Pam África reportó que la salud de Mumia es cada vez peor – que sus pies están tan hinchados que no puede llevar zapatos y que al toser, agarró el lado derecho de su cuerpo debido al fuerte dolor que le dio. Pam pide que hagamos más llamadas para exigir que lo trasladen a un hospital independiente y que apoyemos la nueva batalla jurídica que debe resultar en su libertad. En Filadelfia, piden que sus partidarios llenen la sala del tribunal y las calles afuera del tribunal el 17 de enero, cuando tendrá una audiencia importante.

Resumen escrito por carolina saldaña

 

 

Anuncios

El octavo libro de Mumia Abu-Jamal: ‘La escritura en la pared’  

Writing_on_the_Wall-

Reseña de Writing on the Wall:  Selected Prison Writings of Mumia Abu-Jamal (La escritura en la pared: escritos carcelarios selectos de Mumia Abu Jamal) Editora, Johanna Fernandez. Prólogo, Cornel West. City Lights Books, 2015.

x carolina

El octavo libro de Mumia Abu-Jamal escrito en celdas de las prisiones del estado de Pensilvania,  USA, es una selección de 107 ensayos que van desde enero de 1982 hasta octubre de 2014.  Cubre casi todo el periodo de su encarcelamiento como un preso político. La mayoría de las piezas fueron escritas cuando Mumia se encontraba en el corredor de la muerte después de estar incriminado por el asesinato del policía Daniel Faulkner el 9 de diciembre de 1981, en la ciudad de Filadelfia. Algunas han sido transmitidas por Prison Radio. Los escritos más recientes datan del 2011, cuando su sentencia de muerte fue declarada inconstitucional y conmutada a una sentencia de cadena perpetua sin la posibilidad de libertad condicional.

El título del libro trae a la mente la vieja canción de gospel, “Handwriting on the Wall,” basada en la historia bíblica del Libro de Daniel que trata de la escritura realizada por una mano misteriosa sobre la pared durante un gran banquete celebrado por el Rey de Babilonia.  “Que alguien la lea. Dime lo que dice,”  dice la canción. “Vayan por Daniel, dijo alguien.” Cuando llevaron al profeta y ex preso Daniel para interpretar la escritura, él dijo al Rey Belshazzar que sus días estaban contados y que su reino había llegado a su fin. La profecía se cumplió esa misma noche.

https://www.youtube.com/watch?v=pseEVLE4ioU

Quien busque comprender lo que pasa en el mundo de hoy bien podría decir, “Vayan por Mumia.”  Es muy hábil para descifrar los signos de los tiempos y aún estando en una posición extremadamente vulnerable, no duda en decir la verdad al poder. Pero aún cuando los ricos y poderosos harían bien en hacerle caso, él no escribe para ellos.  Desde hace muchos años, él empezó a solidarizarse y compartir sus ideas con gente luchando para sobrevivir en las comunidades negras, con gente trabajadora, estudiantes, maestros y maestros, artistas, músicos, activistas, gente que nunca ha tenido un trabajo y probablemente nunca lo tendrá, presos y presas, luchadores por la libertad, pueblos enteros designados para el exterminio, súbditos del imperio que no tienen nada que perder y todo que ganar de la resistencia, rebelión y revolución.  Mumia siempre escribe desde abajo y nunca se doblega ante el poder. Sigue leyendo

Informe de una visita con Mumia, por Johanna Fernández

Mumia, 18 de diciembre 2014, con Heidi Boghosian, Keith Cook y Johanna Fernandez

Mumia, 18 de diciembre 2014, con Heidi Boghosian, Keith Cook y Johanna Fernandez

En una carta enviada el 16 de junio, Johanna Fernández describe su visita con Mumia del sábado 13 de junio. Reporta que Mumia estaba de buen ánimo y que hablaron de los recientes sucesos en el mundo y de su reciente estancia en el Centro Médico de Geisinger. Dice: “Mumia llegó a la sala de visitas en silla de rueda…, la cual le cuesta trabajo manejar…Su piel de la cabeza a los pies todavía se veía curtido y de color muy oscuro…su cara se veía hinchada y de color más oscuro que antes…Pregunté si había estado en el sol y dijo que no ha estado en el jardín desde enero cuando empezó a enfermarse…Mumia todavía lleva vendaje en las piernas porque tiene heridas abiertas y sus pies están muy hinchadas…En el hospital de Geisinger… los especialistas y las enfermeras dijeron que nunca habían visto un caso como el suyo….Como dato positivo, Mumia dice que su diabetes está bajo control sin medicamento… Él enfatizó que en Geisinger, las enfermeras y doctores lo trataron con respecto, como un ser hermano, bromeando de buena onda sobre su apariencia como una ‘momia.’” Sin embargo, Mumia todavía está muy enfermo y sólo tendrá un tratamiento adecuado fuera de la prisión. Urge llevarlo a casa, dice Johanna Fernández. Sigue la carta completa en inglés: Sigue leyendo

Cine: La justicia a prueba

Director Kouross Esmaeli, Productora Johanna Fernández. 2010. Duración aprox 60 minutos. Este documental presenta el caso de Mumia Abu-Jamal como un microcosmos de los males endémicos en el sistema penal estadounidense, plagado de racismo. Demuestra cómo los policías y fiscales, en colaboración con el juez, ocultaron pruebas exculpatorias del jurado en su caso. Retrata las fuerzas que buscan su ejecución.  Entrevistas con investigadores del caso, testigos, policías, abogadas de derechos humanos y familiares de Mumia, así como unos videoclips de entrevistas con Mumia. Sigue leyendo

Nuestra visita con Mumia [por Johanna Fernández]

Camaradas, hermanos y hermanas:

Heidi Boghosian y yo acabamos de regresar de una visita muy emotiva con Mumia. Lo visitamos ayer, jueves 2 de febrero. Fue su segunda visita de contacto en más de 30 años, desde su traslado a Población General el viernes 27 de enero. La primera fue con su esposa Wadiya, el lunes 30 de enero.

A diferencia de nuestras previas visitas con él en el corredor de la muerte del penal SCI Greene y luego en el área de confinamiento solitario en SCI Mahanoy, nuestra visita ayer se realizó en una amplia área de visitas en medio de numerosos círculos de familias y esposas que estaban visitando a los demás reos.  En comparación con las intensas y centradas conversaciones que habíamos sostenido en una celda pequeña y aislada en el corredor de la muerte, tras un estéril plexiglas, este intercambio fue más relajado e informal, y como era de esperar, más interactivo con la gente alrededor…Fue más humano. Había tantas escenas de afecto alrededor, de niñas y niños brincando encima de sus papás y jalándolos, de familias enteras platicando íntimamente alrededor de pequeñas mesas, de parejas sentadas abrazándose tranquilamente, de novias y esposas dando besos furtivos a sus parejas (los besos sólo se permiten al principio y al final de la visita). Estas escenas eran conmovedoras y hermosas, notablemente diferentes de las imágenes de los presos proyectadas desde los círculos de poder. Nuestro trabajo colectivo podría salir beneficiado de estas íntimas y humanas imágenes. Sigue leyendo