Se podría exonerar a Kevin Cooper

Se ordena nueva prueba de ADN que podría comprobar la inocencia de KEVIN COOPER.

Cooper, ahora de 60 años, fue incriminado falsamente por los ayudantes del sheriff y otros oficiales racistas, y declarado culpable en 1985 de los asesinatos de hacha y cuchillo de Doug y Peggy Ryen, su hija Jessica, de 10 años, y el vecino Christopher Hughes, de 11 años, en Chino Hills, un suburbio de Los Ángeles, la noche del 4 de junio de 1983.

Kevin Cooper había escapado dos días antes, el 2 de junio de 1983, de una prisión de seguridad mínima, donde cumplía una condena de cuatro años por robo. Durante dos noches se había escondido en una casa vacía cerca de la residencia de los Ryen.

El hijo de la pareja, Joshua Ryen, de ocho años, resultó herido de gravedad en el ataque, pero sobrevivió. El niño dijo a los investigadores que los atacantes eran tres o cuatro hombres blancos o latinos. En el hospital, vio una imagen de Kevin Cooper (quien es negro) en la televisión, y dijo que ese no era el atacante.

El caso de Cooper ha sido plagado con muchas pruebas fabricadas y/o destruidas. Sigue leyendo

Anuncios