Presos anuncian huelga nacional contra la esclavitud en las prisiones de Estados Unidos

attica-rebellion

Presos anuncian huelga nacional contra la esclavitud para el 9 de septiembre de 2016, aniversario de la rebelión de Áttica.

(El 22 de abril de 2016, cientos de presos a través de Estados Unidos lanzaron el siguiente llamado para una huelga nacional contra la esclavitud en las prisiones, coordinada por los presos, para el 9 de septiembre del 2016.)

Esto es un Llamado Contra la Esclavitud en América.

En una voz, alzada desde las celdas de largos aislamientos, resonando en los dormitorios y celdas desde Virginia a Oregón, nosotros, prisioneros, a través de los EEUU juramos a finalmente acabar con la esclavitud en el 2016.

En septiembre 9 del 1971 prisioneros tomaron y cerraron Attica, la prisión de Nueva York más notoria. En septiembre 9 del 2016, empezaremos una acción para cerrar las prisiones a través de este país. No solo demandaremos un fin a la esclavitud prisionera, lo acabaremos nosotros mismos dejando de ser esclavos.

En la década de los 1970’s el sistema estadounidense de prisiones se derrumbaba. En Walpole, San Quentin, Soledad, Angola, y muchas otras prisiones, la gente se levantaba, peleaban y recuperaban sus propias vidas y cuerpos de las prisiones esclavizadoras. Por los últimos seis años hemos recordado y renovado la lucha. En lo interino, la población de prisioneros ha explotado y las tecnologías para controlar y encarcelar se han desarrollado al nivel más sofisticado y represivo en la historia del mundo. Las prisiones se han vuelto más dependientes en la esclavitud y la tortura para mantener estabilidad.

Prisioneros son forzados a trabajar por poco o cero pago. Eso es esclavitud. La decimotercera enmienda de la constitución estadounidense mantiene una excepción legal para continuar con la esclavitud en las prisiones de EEUU. Dice “Ni en los Estados Unidos ni en ningún lugar sujeto a su jurisdicción habrá esclavitud ni servidumbre involuntaria, excepto como castigo de un delito del que el responsable haya quedado debidamente convicto.” Los supervisores observan cada movimiento que hacemos, y si no cumplimos con nuestras tareas asignadas al modo de ellos, somos castigados. Tal vez han reemplazado el látigo por el aerosol de pimienta pero muchos otros tormentos quedan: aislamiento, posiciones restringidas, desnudándonos e investigando nuestros cuerpos, como si fuéramos animales.

La esclavitud esta vivito y coleando en el sistema de prisiones, pero para fines de este año, ya no lo estará. Esto es un llamado al fin de la esclavitud en EEUU. Esto es un llamado directo a los esclavos mismos. No estamos haciendo demandas o peticiones a nuestros captores, estamos llamando a nosotros mismos a tomar acción. A cada prisionero en cada cárcel estatal y federal a través de estas tierras, te llamamos a ti para que dejes de ser un esclavo, a dejar que se pudran los cultivos en el campo de plantación, a irse a huelga y dejar de reproducir las instituciones de tu encarcelamiento.
Esto es un llamado para una huelga de prisioneros a nivel nacional para terminar con la esclavitud prisionera, empezando el 9 de septiembre del 2016. No pueden funcionar estas instalaciones sin nosotros.

Protestas pacificas, huelgas laborales, huelgas de hambre y otras negaciones a participar en rutinas y necesidades de la prisión han incrementado en años recientes. La huelga de prisioneros del 2010 en Georgia, la huelga de hambre masiva en California, la huelga del Movimiento Alabama Libre en el 2014, han generado mucha atención, pero estas acciones no son las únicas demostraciones de poder de los prisioneros. Huelgas grandes, y a veces efectivas, han estallado en el Penitenciario Estatal de Ohio, en la Correccional de Menard en Illinois, en Red Onion en Virginia y también en muchas otras prisiones. El floreciente movimiento de resistencia es diverso e interconectado, incluyendo centros de detenciones de inmigrantes, prisiones de mujeres y cárceles juveniles. El otoño pasado, prisioneras en la Cárcel del Condado de Yuba en California se unieron a una huelga de hambre iniciada por mujeres detenidas en centros de detenciones de inmigrantes en California, Colorado, y Texas.

Prisioneros por todo el país regularmente participan en muchas muestras de poder. Por lo más común lo han hecho a través de solidaridad entre convictos, construyendo coaliciones a través de las líneas raciales y líneas de bandas para confrontar al opresor común.
45 años después de Attica, las olas del cambio están regresando a las prisiones estadounidenses. Este septiembre esperamos coordinar y generalizar estas protestas, para construirlos en un solo cambio que el sistema de prisiones estadounidense no puede ignorar o aguantar. Esperamos acabar con la esclavitud prisionera al hacerla imposible, y al negarse ser esclavos.

Para lograr esta meta, necesitamos el apoyo de la gente afuera. Una prisión es un ambiente que fácilmente ponen bajo cierre de emergencia, un lugar de control y encarcelamiento donde la represión está construida con cada pared y cada eslabón de las cadenas, cada gesto y rutina. Cuando nos levantamos contra estas autoridades, se vienen sobre nosotros, y la única protección que tenemos es la solidaridad que viene de afuera. El encarcelamiento masivo, ya sea privado o sea en instituciones estatales es un esquema donde los atrapa-eslavos patrullan nuestros barrios y monitorean nuestras vidas. Esto requiere la criminalización masiva. Nuestras aflicciones dentro de las prisiones son un arma usada para controlar nuestras familias y comunidades allá afuera. Ciertos estadounidenses viven cada día bajo no solo la amenaza de ejecuciones extrajudiciales – a las cuales las protestas por las muertes de Mike Brown, Tamir Rice, Sandra Bland, y muchos más han traído la atención que hacía falta – sino también bajo la amenaza de captura, de ser aventados en estas plantaciones, encadenados y forzados a trabajar.

Nuestra protesta contra la esclavitud carcelaria es una protesta contra la ruta desde las escuelas a las prisiones, una protesta contra el terror policial, una protesta contra el control que nos imponen después de ser liberados. Cuando deroguemos la esclavitud, ellos perderán mucho incentivo para encarcelar a nuestros hijos, ellos dejaran de construir trampas para encarcelar de nuevo a los que habían liberado. Cuando le quitamos el motivo económico y la grasa de nuestro trabajo forzado de la máquina del sistema de prisiones, la estructura entera de tribunales y policías, de control y de atrapa-esclavos deben de cambiar para acomodarnos como humanos, en vez de esclavos.

Las prisiones impactan a todos. Cuando nos levantemos y las rechacemos el 9 de septiembre del 2016, necesitamos saber que nuestros amigos, familiares, y aliados allá afuera nos estarán respaldando. Esta primavera y verano serán temporadas para organizar, para pasar la voz, construir las redes de solidaridad y mostrar que estamos serios y de lo que somos capaces.

Anímate, levántate, y únete.

Contra la esclavitud prisionera.

Por la liberación de todos.

Encuentra información nueva, actualizaciones, materiales organizativos, y oportunidades en los siguientes sitios:
SupportPrisonResistance.net
FreeAlabamaMovement.com
IWOC.noblogs.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s